martes, 29 de mayo de 2012

UN PECADO, UN TORMENTO, UNA HISTORIA: EL RETRATO DE DORIAN GRAY.



Escena de la película de 2009 "El retrato de Dorian Gray"

Siguiendo con la recopilación de grandes obras de la literatura llevadas al cine, hoy quiero hacer un análisis muy personal, de la que a mi juicio es una de las mejores novelas de la historia: EL RETRATO DE DORIAN GRAY, obra maestra del  genial escritor irlandés OSCAR WILDE. Confieso no haber visto ninguna de las distintas versiones llevadas al cine, pero lo que sí puedo decir, es que en más de una ocasión me he sumergido en la apasionante historia de Dorian Gray. Oscar Wilde logró capturar con letras, toda la degradación, corrupción y alcances, a los que puede llegar un ser humano víctima de una de las más peligrosas bajas pasiones, y uno de los más obsesionantes y frecuentes pecados: La Vanidad. Así es señores...La vanidad es un pecado peligroso, porque se puede disfrazar de "alta autoestima", y demás remoquetos tan actuales hoy en día. Es tan complicado saber cuándo se ha pasado la casi invisible línea del amor propio, y se ha caído en este pecado, que arrastra al ser humano a todos los demás. Creo que Oscar Wilde, tuvo esta convicción al escribir su única novela. Es la vanidad el principio de todos los pecados y tormentos del hombre, quien por su carnal naturaleza busca ser adulado, elogiado, imitado y por último...envidiado.
La novela, escrita en 1891 nos cuenta la historia de Dorian Gray, un muchacho  dueño de una singular belleza, atributo que lleva al pintor Basilio Hallward a capturar en un lienzo su hermosura, dando como resultado, el retrato que llevó a Dorian a embelesarse en su atractivo físico, y a regodearse en sus propias cualidades. A todo esto, se le suma el acicate recibido por Lord Henry, quien en su depravación ,arrastra a Dorian por medio de la adulación excesiva, a desear que fuera el retrato, quien cargara con el peso de los años y la pérdida de su belleza, y no él, aunque este deseo le costara su alma.
Pues bien; algún incubo maligno escuchó su petición, porque finalmente, eso fue lo que ocurrió. Dorian Gray repuntaba en una eterna juventud y belleza, mientras su retrato se deterioraba, al mismo tiempo su alma dejó de pertenecerle y se convirtió en un ser depravado, inescrupuloso, vanidoso hasta el extremo más inimaginable. Escondió el retrato, pero no pudo esconder sus bajas pasiones, que lo llevaron a asesinar a Basil el pintor, quien al ver la decadencia en el retrato comprendió la  horrorosa verdad. Dorian con un cuchillo le arrancó la vida, para luego, hacer desaparecer su cuerpo de una forma "químicamente" espantosa. Provocó suicidios, destrucción y tragedia a su paso, y al final, víctima del insoportable tormento de quien ha hecho tanto daño, a costa de una felicidad que nunca llegó, Dorian Gray, entra a la habitación del retrato y culpándolo, toma el mismo cuchillo que le quitó la vida a Basil, y en un loco desafuero acuchilla el lienzo. Afuera se escucha un grito desgarrador, los criados acuden presurosos, entran a la habitación y encuentran en el piso ,acuchillado, a un hombre avejentado, desgastado y macilento, feo a toda costa, una mirada a las sortijas de su mano revelan la identidad del despojo humano en el suelo: Era el otrora hermoso y joven Dorian Gray. Mientras tanto, el retrato de Dorian en el esplendor de su juventud sobrevivía intacto en la pared.



Oscar Wilde- (1854-1900)

Reconozco que la primera vez que leí esta gran obra, era muy joven, casi una niña ,y conocía poco de la vida de su autor Oscar Wilde. Lo poco que sabía era que había escrito unos preciosos cuentos que me acompañaron durante mi infancia, y que mi padre se esmeraba en comprarme. Por eso, al leer El Retrato de Dorian Gray, me costó reconocer en el estilo, al autor de mi cuentos preferidos " El Príncipe Feliz", "El Ruiseñor y la Rosa" o "El Gigante Egoísta". Pero al fin y al cabo, mi alocada juventud no le dio mayor color al asunto. Años después, conocí la historia real de Oscar Wilde, y mi admiración contrario a desaparecer creció. Muchas personas que lo admiran heterosexuales y homosexuales, quizás no han comprendido la magnitud de la profundidad de sus pensamientos, y la grandeza de su espíritu. Oscar Wilde nos dio una lección de moralidad y de espiritualidad con su única novela, hasta el punto de citar las escrituras cuando dice "de qué le sirve al hombre si gana el mundo entero pero pierde su alma". Oscar en medio de su condición, (la cual no pienso  señalar y mucho menos a él)  fue un hombre no solo genial, sino espiritual a pesar de su dandismo, su elegancia y sus entonces criticadas posturas. La "injusta justicia" de una época despiadada, provocó la despedida temprana de un genio, que pudo dejarnos una herencia literaria más extensa. Oscar Wilde, con su única novela, advirtió a todas las generaciones acerca del tormento que puede causarnos el vivir una vida vana, sin sentido y egocéntrica.
Termino con una de mis frases favoritas extraída del libro El Retrato de Dorian Gray: "Los libros que el mundo llama inmorales, son los libros que le muestran su propia vergüenza".

jueves, 17 de mayo de 2012

Sin lugar para mojigatos:  Scarlett O´Hara... inolvidable




Mi primer encuentro con este inolvidable personaje ocurrió cuando yo tenía unos 15 años y mi hermana mayor me invitó al cine a ver la que según ella era la mejor película de todos los tiempos: " LO QUE EL VIENTO SE LLEVO". Esa noche nos aseguramos de comprar suficientes palomitas de maíz, refrescos y demás chucherías y nos acomodamos en la butaca del teatro, ella feliz a más no poder y yo...un poco recelosa por lo antiguo del filme y por la duración, pues ya había sido advertida que era un largo metraje.  Pero desde el comienzo, la película... me cautivó; de tal manera que vibré con cada escena, con cada diálogo, con la historia insuperable, pero por encima de todo me impactó su protagonista: Vivien Leight personificando a Scarlett O´Hara. Los que han visto esta joya del cine, saben a qué me refiero. Scarlett O´Hara logra ser aquel tipo de personaje que nunca se olvida, precisamente por lo multifacético de su carácter. Me explico: no es una santa, pero tampoco logra ser villana, es impetuosa, terca, atrevida, manipuladora, pero tan sabia en el arte de la manipulación que hasta logra convencerno de que sus artimañas son necesarias y disculpables. En todos los sentidos es...fascinante. Aquella noche salí del cine dispuesta a saber más de la obra y unos pocos años después leí el libro que inspiró la película. Con el mismo título, su autora Margaret Mitchell dejó como único legado literario al mundo esta invaluable obra, que sobrevive impoluta hasta el día de hoy, inspirando con ella la película considerada como "la mejor película de la historia" por encima de El Mago de Oz y de Casablanca. Inspirada en la Guerra de Secesión de Los Estados Unidos de América, su autora decide escribir un libro desde la inmovilidad causada por un tobillo fracturado. Comenzó a escribirla aproximadamente en 1.927 y tardó varios años en terminarla para luego entregarle el manuscrito a Harold Mc Millan quien la edita y entonces es publicada convirtiéndose de inmediato en un éxito literario. La película sería estrenada en diciembre de 1939, después de un largo y agotador rodaje y de una no menos extenuante selección de los artistas que encarnarían a los protagonistas. Como todos sabemos Clark Gable se alzó con el papel del rompecorazones y cazafortunas Rhett Buttler, y su elección fue bastante sencilla, sin mayores contratiempos; pero para escoger a quien encarnaría a Scarlett O´Hara representó un verdadero dilema. Muchas artistas famosas de la época se presentaron, pero al final, Vivien Leight, una casi desconocida británica convenció a los, productores que ella era la indicada...y viéndola en escena, el mundo entero estuvo de acuerdo

Scarlett  O´Hara
Leer la novela "Lo que el viento se llevó" fue mas cautivador que ver la película, fue degustar y paladear un exquisito manjar para las emociones. Descubrir en Scarlett  la diversidad de sus matices y su tenacidad a toda prueba. Admiro a Margaret Mitchell por saber crear un personaje tan complejo, tan amado y odiado a la vez. Scarlett O´Hara nos enseña, dejando de lado la mojigatería, a luchar a toda costa por lo que queremos, cueste lo que cueste (aunque ella se pase), a sobrevivir a la adversidad sin perder nuestra esencia,  a ser lo que somos sin temor a la crítica de los demás, a no renunciar a nuestra verdadera personalidad sólo por complacer a los que nos rodean, a despertar en nuestro interior una sana insatisfacción, que es la que finalmente nos lleva a alcanzar lo que anhelamos, pero sobre todo a esperar en el mañana. Su famosa frase: "Hoy estoy muy cansada para pensar, ya pensaré mañana",  contrario a lo que muchos podrían pensar, lejos de ser acicate para la procastinación, nos recuerda que en momentos de extrema fatalidad, adversidad y confusión, es prudente esperar el día siguiente para tomar una decisión, hacer una llamada, mandar una carta, hacer un negocio o salir corriendo detrás de alguien que nos abandona, dejándonos con el amor moribundo entre las manos. Scarlett O´Hara: sólo difiero contigo en algo: un amor imposible y distante jamás debe estar por encima del que es posible y cercano. 







miércoles, 16 de mayo de 2012


El Triunfo de la palabra escrita!

Es muy común y para nada me sorprende, el desinterés, apatía y hasta desdén de muchísimas personas hacia la literatura y todo lo que tenga que ver con ella. En ocasiones es tanto el fastidio y la fobia que genera en muchas personas palabras tales como: "leer", "libro", "crónica", "poema", "novela", "ensayo","redactar","escribir", entre otras, que da hasta para pensar(sobre todo si de una mente calenturienta como la mía se trata), que tal vez estos pobres individuos han sido víctimas de algún tipo de trauma o de ultraje en donde estuvo involucrado un libro. 
La Asignatura Castellano provoca escozor en muchos estudiantes, quienes al acercarse la hora de la clase comienzan a experimentar una especie de urticaria parecida a la de algunas alergias; el síntoma lo conozco bien pero en mi caso los ataques fuertes los produjo en mi época de estudiante la clase de Matemáticas, para la que humildemente acepto no tener ningún talento.
El caso es que, nos guste o no, el ser humano no puede vivir sin comunicarse con sus semejantes, sin expresar lo que siente, piensa o desea, y para ésto se hace imperiosa la Comunicación hablada o escrita. Cada día y muy a pesar de los enemigos de todo lo que se lea y se escriba, la palabra escrita ha ido tomando posesión casi absoluta de nuestra vida... o si no...cuantos sms recibimos y escribimos en el día?, con cuantas personas hablamos por medio del Pin o de What´s app? cuántas veces se hace necesario revisar, redactar y contestar nuestros correos electrónicos?. Las redes sociales se han adueñado de  la voluntad de nuestros dedos para obligarnos a escribir en el teclado, porqué sino..cómo "carajos" vamos a interactuar con nuestros amigos?. Y con respecto a ésto tengo algo que decir: para qué quiero tener una cuenta en una red social si nunca escribo ni una sílaba, ni comento nada ni a nadie, ni aporto nada para enriquecer a los amigos de mi lista? simplemente la cierro porque de lo contrario me convertiría en un mirón de lo que hacen los demás y eso sí es una pérdida de tiempo como no lo es el comentar y el aportar.
Cuando alguien es un lector voraz se le llama despectivamente "ratón de biblioteca", sin embargo no quiero ni imaginarme con qué animal se le podría comparar a quien no lee ni las instrucciones para preparar una sopa de sobre.
La palabra escrita muy a pesar de sus detractores se ha negado a desaparecer, y podemos decir que está hoy más viva que nunca y ha tomado dominio sobre nuestras vidas, nuestros teléfonos, nuestros computadores, nuestro cerebro en general y casi hemos llegado a un punto donde escribimos y leemos más de lo que hablamos.
Siendo así las cosas...porqué no rendirse ante la evidencia que la batalla contra la lectura y la escritura están perdidas, y que para sobrevivir en la guerra del día a día y no dejarse aplastar por el enemigo es necesario aplicar la famosa máxima: "Si no puedes vencerlo, únete a él". 



martes, 15 de mayo de 2012

Una visita que no puede faltar: La Musa...Recomendaciones para escribir.

Como escritores sabemos que aquel mito de "La Musa" no es en realidad ningún mito, al menos para nosotros.
Es realmente imposible crear nada interesante sin que la fémina divinidad llegue flotando imperceptiblemente a posarse en  la cabeza del escritor. Esto para mí es imprescindible. Sí, porque el arte de escribir es un don, un regalo espiritual, de ahí que no todas las personas puedan hacerlo, así en sus paredes cuelguen títulos de diversas disciplinas. Ahora bien, la visita de La Musa,  puede ocurrir en cualquier lugar y momento, y en eso estoy bien en desacuerdo con los escritores que prestan más atención al sitio, la iluminación, el silencio y demás, factores que aclaro son también muy importantes, pero no esenciales, pues para mí la Inspiración es esencial. 
Muchas veces me he encontrado en medio de la algarabía de los niños, el graznido de un pajarraco negro que me llega desde el balcón, el sonido del televisor que intenta distraerme desde la habitación...y aún así en el epicentro del ruido he podido sentir cómo sentada en mi computador una presencia alada, sutil y casi podría decir perfumada toma sitio en mi cabeza y entonces las palabras, personajes, diálogos, circunstancias y tiempos se organizan en mi mente, fluyen a través de mis dedos y comienza a nacer una historia. La Musa me ha visitado también en sitios tranquilos, y otras veces me ha dejado plantada cuando he preparado todos los detalles para su visita y simplemente..ella ha preferido postergarla. Oh La Musa, casi podría afirmar que cada uno de nosotros; escritores, poetas, músicos,artistas, disponemos de una personal. La mía es caprichosa, terca, perfumada, osada, sensual, un poco dominante y misteriosa. Me la imagino bella, de largos cabellos negros, y de edad intermedia (como la mía).
Esta divinidad suele anunciar con anterioridad su visita. Una melancolía a veces, una inquietud, una alegría sin motivo aparente, son señales de que pronto muy pronto ella llegará a quedarse conmigo una temporada y entonces sí puedo preparar un poco su arribo para que cuando regrese encuentre un sitio en mi mente para habitar confortablemente. 
Mis consejos para quien desee escribir son muy simples:

1. Encuentra e identifica tu Musa: Esta divinidad a pesar de ser un ser espiritual, también puede estar ligada a "algo" o "alguien" del mundo terrenal que facilita con su cercanía la visita.

2. Leer, leer y leer: Es imposible ser escritor sin antes ser un buen lector. Y muchas veces la Musa tiene el primer contacto personal con alguien entre las hojas de un buen escrito.

3. Escuchar: Muchas historias, ideas interesantes, personajes y demás son enviados por alguna Musa a través de los demás por medio de una conversación, una anécdota contada por alguien, alguna experiencia vivida, provenientes de los labios de quien menos uno piense.

4. No tener miedo: Dejar el miedo a la crítica, la burla y simplemente lanzarse a escribir, así no sientas en principio La Musa, porque muchas veces ella llega como recompensa a quien se atrevió a dar el primer paso o en este caso a colocar el primer párrafo.

Con estas humildes recomendaciones, me despido por hoy,  pues mi Musa está impaciente por pasar unas horas conmigo.





lunes, 14 de mayo de 2012

Desde muy pequeña ( y según mis padres demasiado pronto) conocí el placer.

Quizás tuvo mucho o todo que ver el hecho de haber aprendido a leer a la muy temprana edad de 4 años, sí..tal vez fue ese el motivo o tal vez una miopía no descubierta durante los primeros años de infancia que me llevaron a descubrir más satisfacción en las letras de los libros que pegaba a mi nariz que en los panoramas que me ofrecía la visión lejana. Sea cual sea la razón, muy temprano hice el gran descubrimiento de uno de los placeres más deliciosos que se pueda disfrutar: Leer...Novelas.
Señores no hay nada que se le pueda comparar al placer que da sumergirse en un sillón mullido y confortable con una taza de café o té al lado (según la preferencia) y tomar entre las manos un ejemplar de una buena novela como "Cien años de soledad", "La casa de Los espíritus", "Flores en el ático" o "Jardín sombrío" (primera y última de la saga)", "Los Miserables"..por mencionar solamente algunos pocos de los grandes títulos de los que se nutre la literatura universal.

Pero volviendo al placer, y digo obstinado, sí obstinado!; porque obstinado es el lector que al tomar una apasionante historia entre sus manos, no descansa hasta terminarla, entonces la obstinación se apodera de él, la lleva a todas partes, abriendo paso entre su apretado bolso o portafolio para hacerle campo al libro que contiene el relato que a toda costa se debe terminar de leer, si es necesario se le quitan minutos al trabajo o a las labores del hogar o a los de la tarea de los chicos o se echa mano de los espacios entre la entrada de un cliente y otro, y así de esta manera leyendo con pasión y terquedad en todos los sitios que usted se pueda imaginar el obstinado lector se propone...y lo logra, llegar al final de su lectura.

Sin embargo, esta obstinación de la que hablo también tiene que ver con el género literario Novela, quien a pesar de todo, de todos y de los nuevos estilos se niega a dejar de despertar ese placer y esa pasión en el lector.

Aclaro que no tengo nada en contra de los escritores que desarrollan otros géneros, no podría tenerlo porque como buena lectora, leo de todo. Pero para mi juicio de todos los géneros literarios el que más atrapa y seduce al lector es La Novela. Y ésto por varias y simples razones, he aquí ALGUNAS de ellas:

1. La duración: Al desarrollarse la historia de una manera más detallada, logra ser más extensa logrando "tener cautivo" al lector.

2. Riqueza en los personajes: A través de ellos se nutre la historia y el lector llega a identificarse, solidarizarse y hasta a amarlos u odiarlos.

3. Libertad: Cualquiera puede ser el tema, el lugar y el tiempo.

4. La prosa: Deja al escritor más en libertad de desarrollar la historia sin tener que pensar en que rime, y esto por consiguiente deja a la historia en primer lugar.

Y finalmente, obstinados somos también los escritores de este género porque muchos hemos desplazado la cotidianidad para seguir un destino que nos llamó quizás desde muy niños o desde antes de nacer, obstinados somos porque cuando al enfrentarnos ante la hoja en blanco sabemos que ésta no nos va a dejar en paz hasta que no coloquemos en medio del mas exquisito éxtasis una última palabra: " FIN "


EN HONOR A LA INOCENCIA. !CON LOS NIÑOS Y NIÑAS NO SE METAN!

Como todas las madres y mujeres colombianas, repudio con toda el alma los hechos aberrantes de violencia y abuso contra los niños y ni...