jueves, 17 de mayo de 2012

Sin lugar para mojigatos:  Scarlett O´Hara... inolvidable




Mi primer encuentro con este inolvidable personaje ocurrió cuando yo tenía unos 15 años y mi hermana mayor me invitó al cine a ver la que según ella era la mejor película de todos los tiempos: " LO QUE EL VIENTO SE LLEVO". Esa noche nos aseguramos de comprar suficientes palomitas de maíz, refrescos y demás chucherías y nos acomodamos en la butaca del teatro, ella feliz a más no poder y yo...un poco recelosa por lo antiguo del filme y por la duración, pues ya había sido advertida que era un largo metraje.  Pero desde el comienzo, la película... me cautivó; de tal manera que vibré con cada escena, con cada diálogo, con la historia insuperable, pero por encima de todo me impactó su protagonista: Vivien Leight personificando a Scarlett O´Hara. Los que han visto esta joya del cine, saben a qué me refiero. Scarlett O´Hara logra ser aquel tipo de personaje que nunca se olvida, precisamente por lo multifacético de su carácter. Me explico: no es una santa, pero tampoco logra ser villana, es impetuosa, terca, atrevida, manipuladora, pero tan sabia en el arte de la manipulación que hasta logra convencerno de que sus artimañas son necesarias y disculpables. En todos los sentidos es...fascinante. Aquella noche salí del cine dispuesta a saber más de la obra y unos pocos años después leí el libro que inspiró la película. Con el mismo título, su autora Margaret Mitchell dejó como único legado literario al mundo esta invaluable obra, que sobrevive impoluta hasta el día de hoy, inspirando con ella la película considerada como "la mejor película de la historia" por encima de El Mago de Oz y de Casablanca. Inspirada en la Guerra de Secesión de Los Estados Unidos de América, su autora decide escribir un libro desde la inmovilidad causada por un tobillo fracturado. Comenzó a escribirla aproximadamente en 1.927 y tardó varios años en terminarla para luego entregarle el manuscrito a Harold Mc Millan quien la edita y entonces es publicada convirtiéndose de inmediato en un éxito literario. La película sería estrenada en diciembre de 1939, después de un largo y agotador rodaje y de una no menos extenuante selección de los artistas que encarnarían a los protagonistas. Como todos sabemos Clark Gable se alzó con el papel del rompecorazones y cazafortunas Rhett Buttler, y su elección fue bastante sencilla, sin mayores contratiempos; pero para escoger a quien encarnaría a Scarlett O´Hara representó un verdadero dilema. Muchas artistas famosas de la época se presentaron, pero al final, Vivien Leight, una casi desconocida británica convenció a los, productores que ella era la indicada...y viéndola en escena, el mundo entero estuvo de acuerdo

Scarlett  O´Hara
Leer la novela "Lo que el viento se llevó" fue mas cautivador que ver la película, fue degustar y paladear un exquisito manjar para las emociones. Descubrir en Scarlett  la diversidad de sus matices y su tenacidad a toda prueba. Admiro a Margaret Mitchell por saber crear un personaje tan complejo, tan amado y odiado a la vez. Scarlett O´Hara nos enseña, dejando de lado la mojigatería, a luchar a toda costa por lo que queremos, cueste lo que cueste (aunque ella se pase), a sobrevivir a la adversidad sin perder nuestra esencia,  a ser lo que somos sin temor a la crítica de los demás, a no renunciar a nuestra verdadera personalidad sólo por complacer a los que nos rodean, a despertar en nuestro interior una sana insatisfacción, que es la que finalmente nos lleva a alcanzar lo que anhelamos, pero sobre todo a esperar en el mañana. Su famosa frase: "Hoy estoy muy cansada para pensar, ya pensaré mañana",  contrario a lo que muchos podrían pensar, lejos de ser acicate para la procastinación, nos recuerda que en momentos de extrema fatalidad, adversidad y confusión, es prudente esperar el día siguiente para tomar una decisión, hacer una llamada, mandar una carta, hacer un negocio o salir corriendo detrás de alguien que nos abandona, dejándonos con el amor moribundo entre las manos. Scarlett O´Hara: sólo difiero contigo en algo: un amor imposible y distante jamás debe estar por encima del que es posible y cercano. 







4 comentarios:

  1. No he visto la película, ni tampoco he leído el libro, precisamente por lo extenso de ambos sin embargo debo decir que tu publicación ha despertado mi curiosidad, definitivamente toca leerlo.

    Una cosa Diana para que arregles, nombras años no debes colocar puntos, tu escribes 1.927 por decir algo, los años no llevan el punto de miles. Más abajo si lo colocas sin punto.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Gracias Ricardo por tu valioso aporte, lo tendre muy en cuenta!

    ResponderEliminar
  3. Felicidades por tu libro, donde lo consigo? y como haria para que me lo Autografiaras, por favor dejame saber a travez de este medio
    Gracias
    Veneto

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

GRACIAS POR CONTRIBUIR A ENRIQUECER CON TUS COMENTARIOS ESTE ESPACIO.

CARTA ABIERTA A MI PAPÁ, ALVARO RUÍZ HERNÁNDEZ

Hola papi. He decidido escribirte una carta. Sí, una carta. Supongo que se sorprenderán algunos allegados que me habían sugerido que d...