jueves, 17 de septiembre de 2015

"LOS RENGLONES TORCIDOS DE DIOS"

Hola a tod@s!
La primera vez que escuché hablar de este libro fue a finales de 2013. Había terminado "La verdad sobre el caso Harry Quebert", y me encontraba en esa etapa en la que quedamos como "rumiando" cuando una obra nos ha enganchado de la forma como la genial novela de Joel Dicker lo había hecho conmigo.
Estaba enamorada de la lectura que había terminado, y se la pasé a la mujer de mi padre, con quien suelo intercambiar libros...y tal como sucedió conmigo, ella también quedó atrapada por la historia del asesinato de Nola. Unos días después tuvimos oportunidad de intercambiar opiniones, y es cuando me cuenta que el libro que nos encantó a ambas le había recordado otro que leyó muchos años atrás, estando en la secundaria. El nombre del libro era "Los Renglones Torcidos de Dios". El título me despertó una gran curiosidad, y le pedí que no me adelantara nada, y que en cuanto tuviera la oportunidad lo compraría.
Pasó el tiempo, y otras lecturas me distrajeron de mi impulso inicial por comprar el libro, hasta que hace un mes, cuando ya había acabado con los libros que tenía pendientes, me acordé del título que me inquietó desde el principio. Leí un par de reseñas, lo ubiqué por internet en una de las librerías y finalmente lo compré.
Cuando tuve el libro en mi poder, lo hice pasar por el "ritual" que realizo cada vez que me dispongo a empezar la lectura de una obra a la que le he tenido muchas ganas y por la que he esperado bastante.
Esperé pacientemente a que llegara el viernes en la noche. Después de acostar a mi pequeña y de asegurarme de que los mayores ya estuvieran en sus habitaciones dispuestos a dormir, me preparé un té, y me tumbé en el sofá de la sala, reclinando mi cabeza en el brazo del mueble (hace poco descubrí que es el sitio más cómodo para leer). Me sumergí literalmente en la historia, no sé hasta que hora leí, pero sé que pasé de la medianoche. La historia había logrado atraparme. Los días siguientes el libro pasó por lo que pasan todos los libros que caen a mis manos: desplazarse continuamente de bolso en bolso, acompañándome a todos lados hasta que llego a la última página. No descansé hasta terminarlo, y al acercarme al final, un día de domingo tuve que declararme ante mi familia: "imposibilitada para hacer algo más que no sea terminar el libro". Me encerré en mi habitación y no salí hasta no haberme topado con la palabra FIN.  Sé que en este punto ustedes dirán ....y la reseña? pues a continuación la tienen, pero no quería reseñar el libro sin que supieran lo que logró despertar en mí, aún desde antes de haberlo abierto.


SINOPSIS;
"Alice Gould es ingresada en un sanatorio mental. En su delirio, cree ser una investigadora privada a cargo de un equipo de detectives dedicados a esclarecer complicados casos. Según una carta de su médico particular, la realidad es otra; su paranoica obsesión es atentar contra la vida de su marido.
La extrema inteligencia de esta mujer y su actitud aparentemente normal confundirán a los médicos, hasta el punto de no saber a ciencia cierta si Alice ha sido ingresada injustamente o en realidad padece un grave y peligroso trastorno psicológico.
Una novela honesta sobre la locura que sigue manteniendo intacta su vigencia.
Luca de Tena, autor también de Edad Prohibida, no dudó en ingresar en un psiquiátrico antes de escribir esta novela."

 RESEÑA;
Alice Gould es una mujer fascinante. A su belleza se le suman su prodigiosa inteligencia, su facilidad para argumentar y expresarse, y su capacidad de observación. Una noche, llega acompañada de un hombre hasta el Sanatorio Mental de Nuestra Señora de La Fuentecilla; una antigua edificación (1212 dirían algunas inscripciones en sus pasillos) y que alguna vez fue convento...[detalle que me encantó, aficionada como soy a las historias y lugares misteriosos]. Pues bien, Alice ingresa en ese lugar, su acompañante se despide de ella una vez dentro de la oficina, a la espera del médico que oficializaría su ingreso. 
El médico revisa los papeles entregados por el enfermero y en efecto todos están en regla. La paciente ingresaba al Centro Psiquiátrico con un Diagnóstico de Paranoia, firmada por su médico particular, de apellido Donadío. Sin embargo, acompañando los papeles de rigor, había una particular carta. Se trataba de una misiva del médico tratante de la mujer (el Dr. Donadío) dirigida hacia el Dr. Samuel Alvar- Director del Hospital Psiquiátrico- o Manicomio [como lo llama el autor muchas veces en el libro, cabe anotar que esta expresión era común en la época, teniendo en cuenta que es una novela publicada en 1979].
La carta, es una clara advertencia hacia la peligrosidad de la rubia, hermosa y aristocrática mujer. A su enfermedad paranoide se le sumaría la increíble habilidad de envolver a todo el mundo con sus mentiras, además de su capacidad intelectual, preparación académica e inteligencia superior, Los delirios de grandeza acompañaban el cuadro clínico, agregando al peligroso cóctel psiquiátrico, el carisma y don de gentes que poseía 
 Hay sin embargo, un detalle más, y que aflora durante la consulta y es tal vez el más peligroso de todos,se sospecha que Alice ha tratado de envenenar a su marido en varias ocasiones.
Hasta aquí, no habría mayor misterio. Estamos frente a una loca y pare de contar. Lo alucinante empieza a desarrollarse, cuando sabemos que Alice es detective privado, y tal parece que ha ingresado al Hospital Psiquiátrico con un diagnóstico falso de Paranoia, ayudada por su médico particular; y con la complicidad del Director del Manicomio, para encontrar al asesino del anciano padre de su cliente, el Dr. García Del Olmo; pues según sus investigaciones el homicida se encuentra recluido también en aquel lugar de pesadilla.
Alice Gould-o de Almenara, su apellido de casada- ingresa al Centro Hospitalario, y con ella a través de las páginas del libro, lo hacemos quienes leemos. Vivimos a su lado la realidad del otro lado de la vida, conocemos la verdad de muchos, de los que encierran, de los que callan, de los que temen...a algo o a alguien, real o imaginario.
Una mujer como ella, fina, educada, culta, bella, de gustos exquisitos, se estrella de frente con las miserias humanas más crudas, y con los "errores de la naturaleza" más temidos y rechazados aún por muchos; me refiero a las sufridas personas con Desórdenes Mentales, que todavía en esta época en la que presumimos de modernidad, se marginan y son objeto de toda clase de discriminaciones por parte de muchos, de mente tal vez más estrecha y enferma.
Es en medio de la lectura que se descubre el porqué del curioso título del libro. "Los Renglones Torcidos de Dios".
Está realmente Alice Gould demente? es o no  detective privado? ha ingresado por su voluntad al Hospital Psiquiátrico? está fingiendo una Paranoia o en realidad la sufre? Quién tiene la razón? Existe de verdad su cliente? Miente o dice la verdad?.
Todos éstos y más interrogantes se van despertando a lo largo de la historia, en la que llegamos a sentirnos envueltos, a ratos por Alice, y a ratos por las opiniones de algunos médicos.
El final, no me sorprendió tanto, podía esperar que sucedería, pero no me dejó de impactar el pensar que a alguien le pudiera suceder algo semejante. Queda una pregunta en el aire "y si me pasara a mí?".

OPINIÓN.
El libro de Torcuato Luca de Tena, no sólo me ha gustado, sino que ha abierto mi propia mente, como ser humano, como escritora, como lectora, como profesional de la salud que soy, y también como paciente que en algún momento dado llegué a ser hace muchos años, por causa de una depresión de la que logré salir, y que ante el menor asomo de cualquier malestar, no dudo en sentarme en el diván de mi amigo psiquiatra a recibir una sesión de terapia. Mucho bien le haría a tantas personas recibir algún consejo profesional en ocasiones.
Volviendo al libro. Está escrito en un lenguaje no muy moderno, es el tipo de escritura de antes, lo que lejos de chocarme, me gustó, pues ayuda a enriquecer el estilo y el léxico. El lenguaje es rico, fino, cuidadoso, pero de fácil entendimiento. Algo que amé de verdad, fueron los diálogos...excelentes! bien llevados, argumentados, y por parte de la protagonista muy bien sustentados. Algunos de los diálogos son genuinos caudales de cultura general, genialidad y conocimiento médico; y otros son verdaderas clases de malicia indígena, perfectos para aquellas personas que necesitan afilar el arte de contestar a preguntas  imprudentes. 
No olvidemos que Torcuato Luca de Tena, ingresó por su voluntad, fingiendo una enfermedad mental, a un hospital psiquiátrico, para recibir la inspiración y el conocimiento necesarios para escribir este libro. Durante dieciocho días convivió como un enfermo mental más, observando la realidad de los centros hospitalarios psiquiátricos de entonces, la del personal que con devoción y entrega labora en esos sitios, y el de los recluidos, que buscan una cura, una oportunidad, o en los casos más tristes...esperar el final en un sitio donde no se les rechace. El resultado: una obra maestra en el género del Thriller Psicológico.
El autor logra el cometido, pues llega el punto en el que no sabemos si Alice nos cae bien o nos cae como una patada en "salva sea la parte", nos hace barajar decenas de probabilidades, y si repito, el final a mí en lo personal no me sorprendió tanto, pues hacía parte de mi baraja, acepto que me impactó fuertemente, por la sensación que causa y que mencioné antes: " y si  ésto pudiera pasarle a alguien...y si ese alguien fuera yo?".
Por último, desde que escuché el título, vino a mi mente una frase que escuché de mis padres . "Dios escribe derecho sobre renglones torcidos", A lo largo de mi vida he comprobado que en efecto esta premisa se cumple muchas veces. Y al leer el libro, por múltiples razones, comprobé una vez más que es así, siempre ha sido así.



miércoles, 26 de agosto de 2015

HISTORIA DE UN CRIMEN


HISTORIA DE UN CRIMEN.

"Ha muerto".
Lo supe apenas abrí los ojos esta mañana. La larga agonía de la noche al fin había terminado. El valiente de antes, había perdido la batalla contra la muerte, y un coro mudo de suspiros ahogados y lágrimas contenidas a la fuerza, entonaban tristes tonadas fúnebres por aquel que se había marchado para siempre.

"Ha muerto".
Murmuró dentro de mí una voz, mientras que un eco inútil, repetía una y otra vez la afirmación, como para convencerse más a sí mismo que a mí, de la ausencia que llenaba en cruel paradoja, el vacío que dejaba aquel que alguna vez ocupó por entero mi existencia.
"Ha muerto"

Ha muerto, y no regresará jamás, se ha ido al lugar donde pernoctan para siempre las almas, los ideales y los sueños; el que llenó mi vida y la cubrió de besos, caricias y canciones; aquel cuyas palabras eran como miel tibia, vertiéndose en mi oído inocente, tanto como él, quien no se dio cuenta del momento en el que una trampa de falsedad, le cayó encima atrapándolo, arrebatando su libertad.

Ha muerto, y fue asesinado. Brutalmente golpeado, fue primero víctima del engaño, manipulado y burlado, torturado por besos, a ratos rabiosos, a ratos tiernos. Lo convirtieron en un adicto, atrapado por sus captores, fue sometido a todo: a lo bueno, a lo malo, a lo dulce y a lo amargo, lo adentraron en los vicios de los abrazos, las palabras, los besos y la pasión desenfrenada, y luego, cuando vieron que no existía en él la menor muestra de voluntad, entonces...lo abandonaron.

Lo dejaron a su suerte, malherido, hambriento y solitario; sin tener cómo mantener sus vicios de besos, pasión, palabras y ternura, se debatía como poseso en las noches solitarias, en el más espantoso síndrome de abstinencia, sin entender porqué lo habían dejado sólo, enfermo, hambriento y enamorado. 
Lo confieso. Yo lo he matado.! Yo misma apreté con mis manos muchas veces al  que llamamos AMOR, con el fin de estrangularlo. Yo ayudé a enviciarlo, besándote, escribiéndote poemas, enroscando mis piernas alrededor de tus caderas, mordiendo tus labios, y enterrando mis uñas en tu espalda. Tú y yo lo mantuvimos cautivo, hasta que una tarde tus traiciones salieron a flote, supe que también me habías usado, para entonces irte, dejándome sola con el AMOR, nuestra inocente víctima.

Ha muerto, ha muerto al fin!. Lo estrangulé, le quité la vida lentamente, lo asfixié bajo pesados bultos de recuerdos ingratos, de noches eternas sufriendo sin tregua, lo ahogué en el caudal revuelto de mis lágrimas que lloraron tu indiferencia y tu traición. Minuto a minuto lo sentí, debatirse entre mis manos, tratando hasta el último instante de seguir con vida.
Ayer te vi...!ibas con ella!, la llevabas de la mano, y la mirabas en muda idolatría, como alguna vez lo hiciste conmigo. Te veías feliz, cuánto se notaba que no recordabas a la pobre víctima que habías dejado agonizante dentro de mi corazón.  Entonces busqué en el oscuro rincón de mis entrañas donde moribundo escondía al AMOR... tomé el puñal del olvido y se lo clavé sin piedad.

Me dí media vuelta sin atreverme a mirarlo por última vez. Sólo escuché el estertor de su agonía.

Ha muerto. La obra que empezaste ha sido terminada. 
 Lo maté en defensa propia... Ya no te amo.

martes, 3 de febrero de 2015

SINFONÍA PARA UN AMOR ABSURDO


Y sin embargo... aún te quiero.
Con la terquedad propia del que ha perdido la cordura, y se empecina en su demencia, en imponer al mundo su desvarío, con absurdos argumentos.
Te quiero, con la dolorosa y suicida convicción con la que se defienden las causas perdidas.
Te quiero,  sabiendo que en mi batalla interior es segura la derrota, la razón vencida por el recuerdo de tus besos, de tus manos, de tu sudor y tu saliva.
Te quiero, aunque un orgullo maldito me torture, para obligarme a creer lo contrario, trayéndome con burla a la memoria tus desplantes.
Te quiero, muy a pesar de los golpes que con saña, tú y yo le hemos propinado a este amor, frágil e inseguro.
Aunque las heridas de mi corazón sangren a diario, y éste, agonizante me suplique que te odie,
yo, sin escuchar su dolorosa queja, tomo el puñal de tu recuerdo, y abro tajos sin piedad en sus sufridas fibras,
abriéndolas más, vertiendo por el dolor de tu ausencia y la mía, de tu orgullo y el mío, un llanto invisible, derramando lágrimas que nunca nadie verá, ni siquiera yo misma.
Te quiero, aunque nunca más vuelva a decírtelo, aunque tus ojos no vuelvan a mirarse en los míos, aunque no volvamos a tocar con nuestras manos las estrellas desde las sábanas revueltas,
aunque mi cabello no se enrede más entre tus dedos, y tu sudor no vuelva a empapar mi rostro y mi cuerpo,
y aunque un eterno silencio amurallado se levante entre los dos.
Te quiero, aún te quiero, ya no con la misma fuerza, ni de la misma manera,
tampoco sé si mañana los restos sobrevivientes de este amor absurdo entreguen su último suspiro,
o tal vez agonicen un mes o un año, o quizás permanezcan siempre, en un coma sempiterno. No lo sé.
Lo único que hoy puedo decirte con certeza es:
Y sin embargo...aún te quiero.

viernes, 23 de enero de 2015

GÁNATE UN EJEMPLAR EN PAPEL DE LA NOVELA "SOMETIDA" DE D.C LÓPEZ!

Hola amig@s! En esta ocasión quiero compartirles de un concurso que no se pueden perder si están en España. El premio es espectacular e imperdible: un ejemplar en papel de la novela "SOMETIDA" de mi gran amiga y directora de El Club de las escritoras:  D.C. López. 
Estoy muy feliz por Dulce, porque además de ser una mujer muy talentosa, es un ser humano maravilloso, alguien que ha sembrado en las obras y carreras literarias de autores como yo, que hemos recibido de ella en muchas ocasiones ocasiones apoyo o respaldo; ella merece más que nadie recoger una cosecha exitosa y abundante en su carrera. 
Desde aquí "La Novela...Un placer obstinado", le desea lo mejor del mundo a ella y a su novela "SOMETIDA".
Así mismo los animo a acompañarla en la presentación de su libro, más abajo encontrarán el cartel promocional del evento.
Amigos de España, los dejo con el enlace al concurso, anímense a participar, y a apoyar a Dulce y su obra.
Besitos!!




lunes, 19 de enero de 2015

CÓMO PILLARSE A UN EMBUSTERO...LAS VENTAJAS DE ESCRIBIR MISTERIO

Hola a tod@s!
Arrancó el año con todas las de la ley. Los turistas regresan a sus casas, los días van tomando su rumbo rutinario,  los chicos regresan a clases, aunque todavía, por fortuna para mí, en Cartagena, esperamos con ansias el 29 de enero para vivir cuatro días llenos de cultura, con el festival internacional de literatura Hay Festival. Ya les estaré compartiendo detalles de lo vivido en esos días. Pero, vamos al grano! El título del post, no tiene nada que ver -aclaro- con cualquier experiencia vivida en estos días; pretendo en cambio, dar a muchas personas cercanas que se han sentido inquietas e intrigadas por mi predilección literaria, mis razones de peso para escribir historias de misterio, intriga y terror. Aunque razones tengo muchas, en este post me limitaré a mencionar solamente las ventajas que ofrece el ser un escritor de misterio.
Aquí van:

-FORTALECE EL CARÁCTER:
Los que me conocen un poco, saben que no siempre tuve un carácter fuerte; todo lo contrario. Siempre me caractericé por ser la boba del paseo, y para nada ayudaban las grandes gafas que cargaba, y la eterna timidez que me acompañaba donde quiera que iba. Fue la época de los grandes desengaños, pero también la época en la que descubrí mi inclinación natural hacia la escritura de relatos de miedo. Mientras otras chicas de mi edad, literalmente se "hacían pis" en los pantalones, con las películas de entonces (Pesadilla en la calle ELM, Viernes 13, Poltergeist y otras más), y salían de la sala de cine hechas una miseria de baba, mocos y orines, yo, emergía triunfal comiéndome las palomitas de maíz y los chocolates que mis amigas no habían sido capaces ni de probar, víctimas del pánico. Y es que para entonces, ya tenía yo mi colección personal de monstruos, espantos, seres del averno y demás criaturas infernales, producto de mi propia inspiración, a los que añadía y quitaba rasgos de personalidad según mi voluntad. Entonces...qué miedo podía darme mi amigo Freddy Krueger? Concebir en la imaginación, engendrar y dar a luz, seres y sucesos   espantosos, teclear con las manos sudadas por la adrenalina y un estremecimiento en la espina dorsal, y luego salir muy campante en medio de la oscuridad a prepararte un sandwich o levantarte a medianoche a amamantar a un bebé...definitivamente fortalece el carácter.

-AGUDIZA LOS SENTIDOS:
Esta es otra de las ventajas de este oficio. Escribir historias de miedo, despierta una sensibilidad sobrenatural hacia cosas, seres y eventos que otras personas no pueden percibir. Sé que este es un terreno delicado, y sin ofender mi propia fe y la de tantos otros, debo explicar a qué me refiero: Ser escritor te da un tipo de sensibilidad especial, la misma que otorga el arte a quienes lo practican, pero escribir misterio o terror, agudiza los sentidos de una forma especial, de manera que, por la constante búsqueda de una historia ( tan normal entre los que escribimos), vamos por el mundo atentos a las sombras y las luces, el día y la noche, la oscuridad y la claridad, los sonidos, los olores, el mismo silencio. En días pasados, me quedé sola en mi apartamento toda una tarde; sin las voces de los niños ni el televisor encendido, al finalizar la tarde, de repente, un sonido lejano llegó a mis oídos: eran los acordes de un piano. Hice un rápido recorrido mental por los vecinos más cercanos, y concluí que ninguno tenía en casa ese instrumento; el sonido cesó, pero sólo por unos segundos, para luego regresar con más fuerza y callar casi enseguida. Sentada en el computador, una corriente fría me hizo erizar, recordé que la ÚNICA que tenía un piano en todo el conjunto de apartamentos....era yo. Levanté la mirada, para tropezar con la puerta cerrada del cuarto de mi hija, quien en ese momento se encontraba donde su abuela...y comprendí todo. Llamé enseguida a su celular y me contestó con una voz quejumbrosa: "menos mal que llamas mami, ven a recogernos que mi papá no puede y yo quiero irme porque me siento con fiebre". Espero con esta sencilla anécdota, haber ilustrado la ventaja que ofrece para los sentidos el escribir misterio.

-TE HACE EXPERTO EN PILLARTE A LOS EMBUSTEROS:
Esta es una ventaja invaluable. Tengo que reconocer que esta ventaja todavía tiene que arraigarse más en mi vida, pues aún soy víctima de uno que otro engaño o escaramuza de cierto tipo de gente. Pero, el ser fiel lectora de novela negra, misterio y terror, y además escribir de estos géneros me ha ayudado inmensamente a abrir los ojos ante algunos tipos de engaño o estafas. Gestar en la mente un crimen, tener el acierto y la habilidad de ocultar todas las pistas que conduzcan al descubrimiento prematuro del asesino, pero teniendo la inteligencia suficiente para dejar algún cabo suelto que permita que el lector admita asombrado que lo han impresionado al  llegar al final y descubrir el asesino, reconociendo su propia incapacidad de ver el minúsculo cabo suelto que dejamos en la trama, y cierre el libro diciendo "cómo no me di cuenta?"; sin lugar a dudas nos da una habilidad especial para ver pequeños detalles, minúsculos cabos sueltos que los embusteros suelen dejar tirados por ahí, y luego recordarlos en el momento preciso, justo cuando están en medio de la farsa. Cuando eso sucede, la mente sobre estimulada que poseemos como escritores, se levanta para ir en la búsqueda del cabo suelto, unirlo con las otras partes...y voilá, descubierto el embustero. 

Estas serían sólo algunas de las ventajas de escribir misterio y terror, en un próximo post, terminaré de exponerlas, pues, repito, me he sentido un poco cuestionada por mi elección literaria.
Me despido, no sin antes advertirles, que ser escritor de estos géneros no te da inmunidad para que te timen o te engañen, pero lo que sí puedo asegurarte, es que descubrirás al asesino antes de que llegue la última página.





domingo, 11 de enero de 2015

Finalizan las Cabañuelas...

Una fatalidad sería la directa responsable de mi interés por el tema de las Cabañuelas; antes del trágico acontecimiento, las Cabañuelas eran para mí solamente un clásico del folclor vallenato, una canción que sin saber porqué desde muy niña me gustaba. 
Los que me conocen saben de mi predilección por el mes de Enero, la razón es simple: me gustan los comienzos, tanto como detesto los finales. El inicio de un año tiene sabor a bienvenida, a ilusiones, propósitos y oportunidades, mientras que el final no deja de tener-por lo menos para mí- ese sinsabor que dejan las despedidas y el inevitable dejo amargo del adiós. Poco o nada sabía yo acerca de las Cabañuelas, sólo conocía la canción vallenata interpretada por Los Hermanos Zuleta, y que es una de mis preferidas del género; hoy, después de unos cuántos años, se ha convertido para mí, en el himno de mi mes favorito, ahora no sólo la canto con emoción sino también con respeto reverencial, pues también era la favorita de un gran amigo que "levó anclas para jamás volver" (como diría mi compatriota el gran Porfirio Barba Jacob en su poema "Canción de la vida profunda"). Recuerdo aquel 25 de diciembre de 2008 en la población de Aracataca, haberle dicho adiós para siempre a aquel gran amigo, colega y compañero de estudio que fue Alex Hatun, en medio de las notas musicales de la canción "Cabañuelas", cantada a capella por todos los que tuvimos la fortuna de haber contado en algún momento de nuestra vida con la presencia de ese gran ser humano. Pues bien, quizás aquel triste acontecimiento tuvo mucho que ver con la importancia que empecé a prestarle a los inicios de año. No sabíamos cómo íbamos a enfrentar el comienzo del año 2009 después de cerrar el año con una absurda tragedia, pero, recordé la canción y profundicé en su letra. Se hablaba del comienzo del año, de mi querido mes de Enero, comencé a preguntar y a investigar. Supe entonces, que las Cabañuelas es el término con el que se conoce en agricultura a un método en el que se pretende predecir las condiciones metereológicas del año, para de esta forma aproximarse a conocer qué mes será propicio para la siembra y la cosecha, asignándole a los primeros doce días del mes de enero, un mes del año. De esa forma, el 1 de Enero corresponde a Enero, el 2 de Enero a Febrero y así respectivamente. Pensé que siendo una ley agrícola, podía aplicarse como tantas otras leyes de la naturaleza, a la vida personal, y aquel primero de enero de 2009, asumí aún en medio de la tristeza por la pérdida, una actitud de valor y optimismo, entregando cada uno de aquellos doce días lo mejor de mí, abriendo las manos y el corazón, para bañarlos con la lluvia de la esperanza, dispuesta a recoger mes tras mes la cosecha abundante. Así fue y así ha sido desde entonces, los primeros días del año los vivo a plenitud, entregando y recibiendo, aunque también soltando lo que sé que no debe continuar conmigo en el camino durante el nuevo año, abro la puerta del corazón para dejar entrar a quien merece estar en él, y también para que salga de una buena vez quien no hizo méritos suficientes, me permito derramar unas cuántas lágrimas, más sólo a manera de catarsis, pues me prohíbo sentir dolor o amargura. Perdono...y olvido. Por encima de todo escribo, lo más que puedo, esperando recoger una cosecha fructífera de palabras bien hilvanadas que resulten en buenas historias, que pacientemente esperarán su momento para salir a la luz y ser leídas. Por encima de los agüeros, setas o cábalas, existe en mí el convencimiento pleno de las Cabañuelas; la ley natural ha funcionado en el plano personal, por eso hoy 11 de enero, decidí escribir este post, recordar al gran amigo que se fue y colgar esta entrada antes que se acaben las Cabañuelas, y no dejar de lado lo que quiero para este espacio en el 2015.  Faltando un día para que finalicen las Cabañuelas...que estarías dispuest@ a hacer en estas horas, que impacte en el final de este año que apenas empieza?
Los dejo con una frase de la canción Cabañuelas: "Cabañuelas de amor, adiós dolor y que llueva!"

EN HONOR A LA INOCENCIA. !CON LOS NIÑOS Y NIÑAS NO SE METAN!

Como todas las madres y mujeres colombianas, repudio con toda el alma los hechos aberrantes de violencia y abuso contra los niños y ni...