viernes, 23 de enero de 2015

GÁNATE UN EJEMPLAR EN PAPEL DE LA NOVELA "SOMETIDA" DE D.C LÓPEZ!

Hola amig@s! En esta ocasión quiero compartirles de un concurso que no se pueden perder si están en España. El premio es espectacular e imperdible: un ejemplar en papel de la novela "SOMETIDA" de mi gran amiga y directora de El Club de las escritoras:  D.C. López. 
Estoy muy feliz por Dulce, porque además de ser una mujer muy talentosa, es un ser humano maravilloso, alguien que ha sembrado en las obras y carreras literarias de autores como yo, que hemos recibido de ella en muchas ocasiones ocasiones apoyo o respaldo; ella merece más que nadie recoger una cosecha exitosa y abundante en su carrera. 
Desde aquí "La Novela...Un placer obstinado", le desea lo mejor del mundo a ella y a su novela "SOMETIDA".
Así mismo los animo a acompañarla en la presentación de su libro, más abajo encontrarán el cartel promocional del evento.
Amigos de España, los dejo con el enlace al concurso, anímense a participar, y a apoyar a Dulce y su obra.
Besitos!!




lunes, 19 de enero de 2015

CÓMO PILLARSE A UN EMBUSTERO...LAS VENTAJAS DE ESCRIBIR MISTERIO

Hola a tod@s!
Arrancó el año con todas las de la ley. Los turistas regresan a sus casas, los días van tomando su rumbo rutinario,  los chicos regresan a clases, aunque todavía, por fortuna para mí, en Cartagena, esperamos con ansias el 29 de enero para vivir cuatro días llenos de cultura, con el festival internacional de literatura Hay Festival. Ya les estaré compartiendo detalles de lo vivido en esos días. Pero, vamos al grano! El título del post, no tiene nada que ver -aclaro- con cualquier experiencia vivida en estos días; pretendo en cambio, dar a muchas personas cercanas que se han sentido inquietas e intrigadas por mi predilección literaria, mis razones de peso para escribir historias de misterio, intriga y terror. Aunque razones tengo muchas, en este post me limitaré a mencionar solamente las ventajas que ofrece el ser un escritor de misterio.
Aquí van:

-FORTALECE EL CARÁCTER:
Los que me conocen un poco, saben que no siempre tuve un carácter fuerte; todo lo contrario. Siempre me caractericé por ser la boba del paseo, y para nada ayudaban las grandes gafas que cargaba, y la eterna timidez que me acompañaba donde quiera que iba. Fue la época de los grandes desengaños, pero también la época en la que descubrí mi inclinación natural hacia la escritura de relatos de miedo. Mientras otras chicas de mi edad, literalmente se "hacían pis" en los pantalones, con las películas de entonces (Pesadilla en la calle ELM, Viernes 13, Poltergeist y otras más), y salían de la sala de cine hechas una miseria de baba, mocos y orines, yo, emergía triunfal comiéndome las palomitas de maíz y los chocolates que mis amigas no habían sido capaces ni de probar, víctimas del pánico. Y es que para entonces, ya tenía yo mi colección personal de monstruos, espantos, seres del averno y demás criaturas infernales, producto de mi propia inspiración, a los que añadía y quitaba rasgos de personalidad según mi voluntad. Entonces...qué miedo podía darme mi amigo Freddy Krueger? Concebir en la imaginación, engendrar y dar a luz, seres y sucesos   espantosos, teclear con las manos sudadas por la adrenalina y un estremecimiento en la espina dorsal, y luego salir muy campante en medio de la oscuridad a prepararte un sandwich o levantarte a medianoche a amamantar a un bebé...definitivamente fortalece el carácter.

-AGUDIZA LOS SENTIDOS:
Esta es otra de las ventajas de este oficio. Escribir historias de miedo, despierta una sensibilidad sobrenatural hacia cosas, seres y eventos que otras personas no pueden percibir. Sé que este es un terreno delicado, y sin ofender mi propia fe y la de tantos otros, debo explicar a qué me refiero: Ser escritor te da un tipo de sensibilidad especial, la misma que otorga el arte a quienes lo practican, pero escribir misterio o terror, agudiza los sentidos de una forma especial, de manera que, por la constante búsqueda de una historia ( tan normal entre los que escribimos), vamos por el mundo atentos a las sombras y las luces, el día y la noche, la oscuridad y la claridad, los sonidos, los olores, el mismo silencio. En días pasados, me quedé sola en mi apartamento toda una tarde; sin las voces de los niños ni el televisor encendido, al finalizar la tarde, de repente, un sonido lejano llegó a mis oídos: eran los acordes de un piano. Hice un rápido recorrido mental por los vecinos más cercanos, y concluí que ninguno tenía en casa ese instrumento; el sonido cesó, pero sólo por unos segundos, para luego regresar con más fuerza y callar casi enseguida. Sentada en el computador, una corriente fría me hizo erizar, recordé que la ÚNICA que tenía un piano en todo el conjunto de apartamentos....era yo. Levanté la mirada, para tropezar con la puerta cerrada del cuarto de mi hija, quien en ese momento se encontraba donde su abuela...y comprendí todo. Llamé enseguida a su celular y me contestó con una voz quejumbrosa: "menos mal que llamas mami, ven a recogernos que mi papá no puede y yo quiero irme porque me siento con fiebre". Espero con esta sencilla anécdota, haber ilustrado la ventaja que ofrece para los sentidos el escribir misterio.

-TE HACE EXPERTO EN PILLARTE A LOS EMBUSTEROS:
Esta es una ventaja invaluable. Tengo que reconocer que esta ventaja todavía tiene que arraigarse más en mi vida, pues aún soy víctima de uno que otro engaño o escaramuza de cierto tipo de gente. Pero, el ser fiel lectora de novela negra, misterio y terror, y además escribir de estos géneros me ha ayudado inmensamente a abrir los ojos ante algunos tipos de engaño o estafas. Gestar en la mente un crimen, tener el acierto y la habilidad de ocultar todas las pistas que conduzcan al descubrimiento prematuro del asesino, pero teniendo la inteligencia suficiente para dejar algún cabo suelto que permita que el lector admita asombrado que lo han impresionado al  llegar al final y descubrir el asesino, reconociendo su propia incapacidad de ver el minúsculo cabo suelto que dejamos en la trama, y cierre el libro diciendo "cómo no me di cuenta?"; sin lugar a dudas nos da una habilidad especial para ver pequeños detalles, minúsculos cabos sueltos que los embusteros suelen dejar tirados por ahí, y luego recordarlos en el momento preciso, justo cuando están en medio de la farsa. Cuando eso sucede, la mente sobre estimulada que poseemos como escritores, se levanta para ir en la búsqueda del cabo suelto, unirlo con las otras partes...y voilá, descubierto el embustero. 

Estas serían sólo algunas de las ventajas de escribir misterio y terror, en un próximo post, terminaré de exponerlas, pues, repito, me he sentido un poco cuestionada por mi elección literaria.
Me despido, no sin antes advertirles, que ser escritor de estos géneros no te da inmunidad para que te timen o te engañen, pero lo que sí puedo asegurarte, es que descubrirás al asesino antes de que llegue la última página.





domingo, 11 de enero de 2015

Finalizan las Cabañuelas...

Una fatalidad sería la directa responsable de mi interés por el tema de las Cabañuelas; antes del trágico acontecimiento, las Cabañuelas eran para mí solamente un clásico del folclor vallenato, una canción que sin saber porqué desde muy niña me gustaba. 
Los que me conocen saben de mi predilección por el mes de Enero, la razón es simple: me gustan los comienzos, tanto como detesto los finales. El inicio de un año tiene sabor a bienvenida, a ilusiones, propósitos y oportunidades, mientras que el final no deja de tener-por lo menos para mí- ese sinsabor que dejan las despedidas y el inevitable dejo amargo del adiós. Poco o nada sabía yo acerca de las Cabañuelas, sólo conocía la canción vallenata interpretada por Los Hermanos Zuleta, y que es una de mis preferidas del género; hoy, después de unos cuántos años, se ha convertido para mí, en el himno de mi mes favorito, ahora no sólo la canto con emoción sino también con respeto reverencial, pues también era la favorita de un gran amigo que "levó anclas para jamás volver" (como diría mi compatriota el gran Porfirio Barba Jacob en su poema "Canción de la vida profunda"). Recuerdo aquel 25 de diciembre de 2008 en la población de Aracataca, haberle dicho adiós para siempre a aquel gran amigo, colega y compañero de estudio que fue Alex Hatun, en medio de las notas musicales de la canción "Cabañuelas", cantada a capella por todos los que tuvimos la fortuna de haber contado en algún momento de nuestra vida con la presencia de ese gran ser humano. Pues bien, quizás aquel triste acontecimiento tuvo mucho que ver con la importancia que empecé a prestarle a los inicios de año. No sabíamos cómo íbamos a enfrentar el comienzo del año 2009 después de cerrar el año con una absurda tragedia, pero, recordé la canción y profundicé en su letra. Se hablaba del comienzo del año, de mi querido mes de Enero, comencé a preguntar y a investigar. Supe entonces, que las Cabañuelas es el término con el que se conoce en agricultura a un método en el que se pretende predecir las condiciones metereológicas del año, para de esta forma aproximarse a conocer qué mes será propicio para la siembra y la cosecha, asignándole a los primeros doce días del mes de enero, un mes del año. De esa forma, el 1 de Enero corresponde a Enero, el 2 de Enero a Febrero y así respectivamente. Pensé que siendo una ley agrícola, podía aplicarse como tantas otras leyes de la naturaleza, a la vida personal, y aquel primero de enero de 2009, asumí aún en medio de la tristeza por la pérdida, una actitud de valor y optimismo, entregando cada uno de aquellos doce días lo mejor de mí, abriendo las manos y el corazón, para bañarlos con la lluvia de la esperanza, dispuesta a recoger mes tras mes la cosecha abundante. Así fue y así ha sido desde entonces, los primeros días del año los vivo a plenitud, entregando y recibiendo, aunque también soltando lo que sé que no debe continuar conmigo en el camino durante el nuevo año, abro la puerta del corazón para dejar entrar a quien merece estar en él, y también para que salga de una buena vez quien no hizo méritos suficientes, me permito derramar unas cuántas lágrimas, más sólo a manera de catarsis, pues me prohíbo sentir dolor o amargura. Perdono...y olvido. Por encima de todo escribo, lo más que puedo, esperando recoger una cosecha fructífera de palabras bien hilvanadas que resulten en buenas historias, que pacientemente esperarán su momento para salir a la luz y ser leídas. Por encima de los agüeros, setas o cábalas, existe en mí el convencimiento pleno de las Cabañuelas; la ley natural ha funcionado en el plano personal, por eso hoy 11 de enero, decidí escribir este post, recordar al gran amigo que se fue y colgar esta entrada antes que se acaben las Cabañuelas, y no dejar de lado lo que quiero para este espacio en el 2015.  Faltando un día para que finalicen las Cabañuelas...que estarías dispuest@ a hacer en estas horas, que impacte en el final de este año que apenas empieza?
Los dejo con una frase de la canción Cabañuelas: "Cabañuelas de amor, adiós dolor y que llueva!"

EN HONOR A LA INOCENCIA. !CON LOS NIÑOS Y NIÑAS NO SE METAN!

Como todas las madres y mujeres colombianas, repudio con toda el alma los hechos aberrantes de violencia y abuso contra los niños y ni...