jueves, 17 de septiembre de 2015

"LOS RENGLONES TORCIDOS DE DIOS"

Hola a tod@s!
La primera vez que escuché hablar de este libro fue a finales de 2013. Había terminado "La verdad sobre el caso Harry Quebert", y me encontraba en esa etapa en la que quedamos como "rumiando" cuando una obra nos ha enganchado de la forma como la genial novela de Joel Dicker lo había hecho conmigo.
Estaba enamorada de la lectura que había terminado, y se la pasé a la mujer de mi padre, con quien suelo intercambiar libros...y tal como sucedió conmigo, ella también quedó atrapada por la historia del asesinato de Nola. Unos días después tuvimos oportunidad de intercambiar opiniones, y es cuando me cuenta que el libro que nos encantó a ambas le había recordado otro que leyó muchos años atrás, estando en la secundaria. El nombre del libro era "Los Renglones Torcidos de Dios". El título me despertó una gran curiosidad, y le pedí que no me adelantara nada, y que en cuanto tuviera la oportunidad lo compraría.
Pasó el tiempo, y otras lecturas me distrajeron de mi impulso inicial por comprar el libro, hasta que hace un mes, cuando ya había acabado con los libros que tenía pendientes, me acordé del título que me inquietó desde el principio. Leí un par de reseñas, lo ubiqué por internet en una de las librerías y finalmente lo compré.
Cuando tuve el libro en mi poder, lo hice pasar por el "ritual" que realizo cada vez que me dispongo a empezar la lectura de una obra a la que le he tenido muchas ganas y por la que he esperado bastante.
Esperé pacientemente a que llegara el viernes en la noche. Después de acostar a mi pequeña y de asegurarme de que los mayores ya estuvieran en sus habitaciones dispuestos a dormir, me preparé un té, y me tumbé en el sofá de la sala, reclinando mi cabeza en el brazo del mueble (hace poco descubrí que es el sitio más cómodo para leer). Me sumergí literalmente en la historia, no sé hasta que hora leí, pero sé que pasé de la medianoche. La historia había logrado atraparme. Los días siguientes el libro pasó por lo que pasan todos los libros que caen a mis manos: desplazarse continuamente de bolso en bolso, acompañándome a todos lados hasta que llego a la última página. No descansé hasta terminarlo, y al acercarme al final, un día de domingo tuve que declararme ante mi familia: "imposibilitada para hacer algo más que no sea terminar el libro". Me encerré en mi habitación y no salí hasta no haberme topado con la palabra FIN.  Sé que en este punto ustedes dirán ....y la reseña? pues a continuación la tienen, pero no quería reseñar el libro sin que supieran lo que logró despertar en mí, aún desde antes de haberlo abierto.


SINOPSIS;
"Alice Gould es ingresada en un sanatorio mental. En su delirio, cree ser una investigadora privada a cargo de un equipo de detectives dedicados a esclarecer complicados casos. Según una carta de su médico particular, la realidad es otra; su paranoica obsesión es atentar contra la vida de su marido.
La extrema inteligencia de esta mujer y su actitud aparentemente normal confundirán a los médicos, hasta el punto de no saber a ciencia cierta si Alice ha sido ingresada injustamente o en realidad padece un grave y peligroso trastorno psicológico.
Una novela honesta sobre la locura que sigue manteniendo intacta su vigencia.
Luca de Tena, autor también de Edad Prohibida, no dudó en ingresar en un psiquiátrico antes de escribir esta novela."

 RESEÑA;
Alice Gould es una mujer fascinante. A su belleza se le suman su prodigiosa inteligencia, su facilidad para argumentar y expresarse, y su capacidad de observación. Una noche, llega acompañada de un hombre hasta el Sanatorio Mental de Nuestra Señora de La Fuentecilla; una antigua edificación (1212 dirían algunas inscripciones en sus pasillos) y que alguna vez fue convento...[detalle que me encantó, aficionada como soy a las historias y lugares misteriosos]. Pues bien, Alice ingresa en ese lugar, su acompañante se despide de ella una vez dentro de la oficina, a la espera del médico que oficializaría su ingreso. 
El médico revisa los papeles entregados por el enfermero y en efecto todos están en regla. La paciente ingresaba al Centro Psiquiátrico con un Diagnóstico de Paranoia, firmada por su médico particular, de apellido Donadío. Sin embargo, acompañando los papeles de rigor, había una particular carta. Se trataba de una misiva del médico tratante de la mujer (el Dr. Donadío) dirigida hacia el Dr. Samuel Alvar- Director del Hospital Psiquiátrico- o Manicomio [como lo llama el autor muchas veces en el libro, cabe anotar que esta expresión era común en la época, teniendo en cuenta que es una novela publicada en 1979].
La carta, es una clara advertencia hacia la peligrosidad de la rubia, hermosa y aristocrática mujer. A su enfermedad paranoide se le sumaría la increíble habilidad de envolver a todo el mundo con sus mentiras, además de su capacidad intelectual, preparación académica e inteligencia superior, Los delirios de grandeza acompañaban el cuadro clínico, agregando al peligroso cóctel psiquiátrico, el carisma y don de gentes que poseía 
 Hay sin embargo, un detalle más, y que aflora durante la consulta y es tal vez el más peligroso de todos,se sospecha que Alice ha tratado de envenenar a su marido en varias ocasiones.
Hasta aquí, no habría mayor misterio. Estamos frente a una loca y pare de contar. Lo alucinante empieza a desarrollarse, cuando sabemos que Alice es detective privado, y tal parece que ha ingresado al Hospital Psiquiátrico con un diagnóstico falso de Paranoia, ayudada por su médico particular; y con la complicidad del Director del Manicomio, para encontrar al asesino del anciano padre de su cliente, el Dr. García Del Olmo; pues según sus investigaciones el homicida se encuentra recluido también en aquel lugar de pesadilla.
Alice Gould-o de Almenara, su apellido de casada- ingresa al Centro Hospitalario, y con ella a través de las páginas del libro, lo hacemos quienes leemos. Vivimos a su lado la realidad del otro lado de la vida, conocemos la verdad de muchos, de los que encierran, de los que callan, de los que temen...a algo o a alguien, real o imaginario.
Una mujer como ella, fina, educada, culta, bella, de gustos exquisitos, se estrella de frente con las miserias humanas más crudas, y con los "errores de la naturaleza" más temidos y rechazados aún por muchos; me refiero a las sufridas personas con Desórdenes Mentales, que todavía en esta época en la que presumimos de modernidad, se marginan y son objeto de toda clase de discriminaciones por parte de muchos, de mente tal vez más estrecha y enferma.
Es en medio de la lectura que se descubre el porqué del curioso título del libro. "Los Renglones Torcidos de Dios".
Está realmente Alice Gould demente? es o no  detective privado? ha ingresado por su voluntad al Hospital Psiquiátrico? está fingiendo una Paranoia o en realidad la sufre? Quién tiene la razón? Existe de verdad su cliente? Miente o dice la verdad?.
Todos éstos y más interrogantes se van despertando a lo largo de la historia, en la que llegamos a sentirnos envueltos, a ratos por Alice, y a ratos por las opiniones de algunos médicos.
El final, no me sorprendió tanto, podía esperar que sucedería, pero no me dejó de impactar el pensar que a alguien le pudiera suceder algo semejante. Queda una pregunta en el aire "y si me pasara a mí?".

OPINIÓN.
El libro de Torcuato Luca de Tena, no sólo me ha gustado, sino que ha abierto mi propia mente, como ser humano, como escritora, como lectora, como profesional de la salud que soy, y también como paciente que en algún momento dado llegué a ser hace muchos años, por causa de una depresión de la que logré salir, y que ante el menor asomo de cualquier malestar, no dudo en sentarme en el diván de mi amigo psiquiatra a recibir una sesión de terapia. Mucho bien le haría a tantas personas recibir algún consejo profesional en ocasiones.
Volviendo al libro. Está escrito en un lenguaje no muy moderno, es el tipo de escritura de antes, lo que lejos de chocarme, me gustó, pues ayuda a enriquecer el estilo y el léxico. El lenguaje es rico, fino, cuidadoso, pero de fácil entendimiento. Algo que amé de verdad, fueron los diálogos...excelentes! bien llevados, argumentados, y por parte de la protagonista muy bien sustentados. Algunos de los diálogos son genuinos caudales de cultura general, genialidad y conocimiento médico; y otros son verdaderas clases de malicia indígena, perfectos para aquellas personas que necesitan afilar el arte de contestar a preguntas  imprudentes. 
No olvidemos que Torcuato Luca de Tena, ingresó por su voluntad, fingiendo una enfermedad mental, a un hospital psiquiátrico, para recibir la inspiración y el conocimiento necesarios para escribir este libro. Durante dieciocho días convivió como un enfermo mental más, observando la realidad de los centros hospitalarios psiquiátricos de entonces, la del personal que con devoción y entrega labora en esos sitios, y el de los recluidos, que buscan una cura, una oportunidad, o en los casos más tristes...esperar el final en un sitio donde no se les rechace. El resultado: una obra maestra en el género del Thriller Psicológico.
El autor logra el cometido, pues llega el punto en el que no sabemos si Alice nos cae bien o nos cae como una patada en "salva sea la parte", nos hace barajar decenas de probabilidades, y si repito, el final a mí en lo personal no me sorprendió tanto, pues hacía parte de mi baraja, acepto que me impactó fuertemente, por la sensación que causa y que mencioné antes: " y si  ésto pudiera pasarle a alguien...y si ese alguien fuera yo?".
Por último, desde que escuché el título, vino a mi mente una frase que escuché de mis padres . "Dios escribe derecho sobre renglones torcidos", A lo largo de mi vida he comprobado que en efecto esta premisa se cumple muchas veces. Y al leer el libro, por múltiples razones, comprobé una vez más que es así, siempre ha sido así.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

GRACIAS POR CONTRIBUIR A ENRIQUECER CON TUS COMENTARIOS ESTE ESPACIO.

EN HONOR A LA INOCENCIA. !CON LOS NIÑOS Y NIÑAS NO SE METAN!

Como todas las madres y mujeres colombianas, repudio con toda el alma los hechos aberrantes de violencia y abuso contra los niños y ni...